Tipos de almohada

Tipos de almohada – ¿Cómo elegir la almohada perfecta?

Índice

¿Sabías que cambiamos de postura unas 30 veces mientras dormimos? Mucha gente a la hora de elegir un nuevo colchón se empapa de información en internet, consulta los diferentes materiales, las características, firmezas… pero a menudo nos olvidamos de algo que es igual de fundamental: cuáles son los tipos de almohada  y qué recomendaciones existen según la postura que adoptamos al dormir.

¿Cuál es la mejor almohada para dormir? La mejor almohada siempre será la que responda a las necesidades concretas de la persona que la va a utilizar. No existe una almohada perfecta para cualquier persona. Hay que tener en cuenta que es el punto de apoyo de nuestra cabeza y cuello mientras dormimos. Eligiendo una buena almohada para dormir, se evitarán muchos problemas como: dolor de cuello, espalda y hombros, ronquidos, dificultad para respirar mientras duermes, insomnio…

Vamos con algunos consejos para elegir la almohada perfecta.

¿Cuáles son los tipos de almohada que existen?

La elección del material de nuestra almohada debe responder a varias cuestiones: nuestra preferencia personal, la postura en la que dormimos y el presupuesto que estamos dispuestos a invertir para nuestra nueva almohada. … El relleno determinará el tiempo de vida de la almohada y en gran medida su precio . Estos son los tipos de almohada que existen según el relleno interior que contiene.

Almohada de plumas

Almohada de fibra natural

La característica principal de las almohadas con relleno de fibra natural, es que repelen la humedad y proporcionan un confort térmico adecuado. Son almohadas ligeras y transpirables. Su vida útil es mayor que las almohadas de fibra sintética y los materiales más comunes son:

  1. Plumas: generalmente de oca, son ligeras y aportan firmeza a la almohada.
  2. Plumón: de oca también, pero sin raquis (el eje central curvado característico de las plumas). Es un aislador térmico estupendo que mantiene el calor en invierno y transpira muy bien en verano.

Almohada de fibra sintética

Las almohadas fabricadas con poliéster tienen precios muy asequibles, pero suelen durar menos (entre uno y los dos años). Las almohadas de poliéster están hechas de microfibras, por lo que a veces es una opción desaconsejada para alérgicos. Son almohadas que, por lo general, permiten el lavado a máquina, pero a medida que las lavamos, van perdiendo densidad y volumen.

Almohada viscoelástica

Las almohadas viscoelásticas son actualmente las más demandadas por los usuarios. Su gran adaptabilidad a la cabeza y el cuello permite la relajación de los músculos dando un buen apoyo. Alguna desventaja de las almohadas de viscoelástica es que su firmeza varía con los cambios de temperatura, proporcionando mayor firmeza en temperaturas frías.

Almohada de látex

El látex es un polímero que se extrae de la savia de algunos árboles. Se trata de un componente de excelente flexibilidad y resistencia por lo que nos proporciona un buen soporte para el cuello. Las almohadas de látex son muy apreciadas por su gran resistencia al paso del tiempo. Además, el látex es un antibacteriano natural, en ellas no se acumulan ácaros. Por lo tanto, están recomendadas para personas con problemas de alergias. Como desventaja principal, no se pueden lavar en la lavadora y el precio puede ser algo elevado. Además, si tienes un olfato especialmente sensible, también deberás valorar su olor, el látex tiene un olor peculiar.

Almohada de látex

Recomendaciones para elegir la almohada según la postura en la que duermes

  • Si duermes boca arriba: la almohada perfecta para ti debería tener una altura intermedia y una firmeza entre suave y media para evitar el dolor de cervical.
  • Si duermes de lado: la mejor almohada es una de firmeza intermedia y un grosor que te permita alinear la cabeza con la columna. Si fuera muy alta, estaríamos forzando el cuello, mientras que, si fuera muy fina, la cabeza estaría demasiado baja y podría causarte dolor en el cuello. La almohada de látex es una buena elección para las personas que duermen de lado debido a su gran elasticidad.
  • Si duermes boca abajo: es la postura menos recomendada para dormir, pero si es tu caso, deberías optar por una almohada corta y blanda. Dormir boca abajo sobre una almohada grande puede afectar a la salud de tu espalda, igual que una almohada dura podría causarte problemas de respiración al estar presionándote la garganta.

La elección de la almohada forma parte de tu equipo de descanso. Para una correcta elección de tu almohada, además de las recomendaciones sobre la postura en la que duermes, tendrás que valorar otras variantes como la firmeza de tu colchón y tu base. Imagina un durmiente cuya postura predominante durante la noche es dormir de lado; si el colchón y base son de firmeza alta, el hombro no se hundirá tanto como si de un colchón de firmeza suave se tratara, y en consecuencia la altura de la almohada tampoco tiene que ser igual.

Ahora que ya sabes cómo elegir la almohada perfecta y qué características debe tener según tus preferencias, es el momento de cambiarla para empezar a disfrutar de un descanso de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.