Astenia primaveral: qué es, síntomas y remedios

Está en constante debate si la astenia primaveral es una patología que deba tratarse y si forma parte del listado de trastornos del sueño o no. Sea como sea, mucha gente se ve afectada por ella, manifestando sobre todo síntomas como el cansancio, pero ¿qué es la astenia primaveral?

¿Qué es la astenia primaveral?

Más de la mitad de los españoles, sufren las consecuencias de la astenia primaveral al menos una vez a lo largo de su vida. Ahora que la primavera ya está aquí, vamos a hablar de lo que implica y a tratar de ayudarte a evitarla. 

El principal culpable de que aparezca la temida astenia primaveral es el cambio de hora, que ha sido este fin de semana. Suele afectar más a las mujeres que a los hombres y es más habitual entre las personas de 20 a 50 años. Puede que estés sufriendo astenia primaveral si en esta época del año te sientes más cansado que de normal o te notas más decaído, de peor humor y con el ánimo por los suelos. La astenia primaveral aparece cuando nuestro cuerpo trata de aclimatarse a los cambios que conlleva la llegada de la primavera: más horas de luz, cambios bruscos de temperatura, lluvias y humedad…

La astenia primaveral desaparece sola en una o dos semanas, dependiendo de cada persona y puede ser peor para personas alérgicas, por ejemplo, que suelen encontrarse peor por el polen durante la primavera, aumentando los síntomas de este trastorno de adaptación a las nuevas condiciones climáticas y ambientales.

Síntomas de la astenia primaveral

La astenia primaveral presenta muchos síntomas diferentes ya que no afecta a todo el mundo por igual. El más habitual es la sensación de cansancio y decaimiento que, a su vez, conlleva otras consecuencias como cambios de humor repentinos e irritabilidad ante situaciones que en otro momento no nos habrían alterado de esa manera.

¿Cómo saber si tengo astenia primaveral? A continuación, una lista con los principales síntomas de la astenia primaveral

  • Cansancio y sueño
  • Falta de vitalidad y energía
  • Alteraciones en el descanso
  • Irritabilidad y mal humor
  • Ansiedad y nerviosismo
  • Pérdida del apetito
  • Disminución de la libido
  • Cefaleas
  • Dolor muscular
  • Problemas de concentración
  • Falta de motivación
  • Tristeza inexplicable

Remedios contra el cansancio

Realmente no hay un tratamiento contra la astenia primaveral, igual que pasa con otros problemas de descanso. Lo que sí que podemos hacer es minimizar sus efectos con algunas pautas sencillas:  

  1. Adelantarse al cambio de horario. ¿Qué quiere decir esto? Podemos ir adaptando nuestros horarios de sueño a la nueva hora antes de que el cambio horario se produzca. Establecer una rutina y tratar de respetar los horarios habituales de comida y sueño es muy importante para intentar contrarrestar los efectos y el cansancio derivado de la astenia primaveral.
  2. Deporte moderado. Establecer unos hábitos de ejercicio moderados nos ayudará a liberar el estrés y hará que nos adaptemos más fácilmente al nuevo horario. Por lo tanto, conciliaremos mejor el sueño. 
  3. La alimentación. Trata de que las comidas sean ligeras y a los mismos horarios, introduciendo algunos cambios sencillos como menos alimentos hipercalóricos y más frutas y verduras.
  4. Hidratación. En primavera la temperatura es más alta, se suda más y el organismo necesita más líquidos para disminuir los efectos derivados de la astenia primaveral.
  5. Mantener las rutinas del sueño es fundamental: la astenia primaveral afecta a la secreción de melatonina (la hormona del sueño) y puede ocasionar alteraciones del sueño, reduciendo la calidad de nuestro descanso y haciendo que no descansemos bien. 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.