¿Qué tipo de colchón es mejor?

Esta es una de las preguntas que más escuchamos en nuestra tienda. Y lamentamos tener que decirte que no existe “el mejor colchón”. El colchón ideal va a depender de varias cosas: tu postura al dormir, tu altura, si eres caluroso o no, si tienes alguna dolencia específica… La compra de un colchón es algo tan personal, que no podemos responder a la pregunta “cuál es el colchón perfecto” porque lo que valdría para ti, no valdría para otra persona.

Aunque podríamos hacer diferentes clasificaciones de los tipos de colchones, hoy vamos a centrarnos en tipos de colchones según el material del que están hechos.

Colchones de látex

Entre las características de los colchones de látex, destaca su gran capacidad de adaptación, su elasticidad y la poca presión que ejerce sobre el cuerpo. Existen colchones compuestos únicamente de látex natural, pero hay que tener en cuenta que en España si un colchón de látex posee un 85% de látex orgánico, ya puede anunciarse como 100% natural. Los colchones con mucho látex sintético no tienen ni de lejos las mismas propiedades y ventajas del látex natural.

Por otra parte, como hemos dicho más veces, un equipo de descanso no lo compone solo la cama, sino también artículos como fundas de almohada o bases de colchón. Los colchones de látex necesitan una base que sea muy transpirable, de lo contrario podría deteriorarse en poco tiempo y aparecer manchas de humedad en el colchón (te enseñamos a eliminarlas en este post). Las mejores bases de cama para colchones de látex suelen ser los somieres de láminas, las camas articuladas y los canapés con tapa de láminas.

Colchones de espuma

Hay diferentes espumas con las que se fabrica un colchón. La más barata es la de poliéster y a su vez la menos cómoda, ya que al presentar una baja densidad que afecta directamente a la durabilidad del colchón (poca densidad = baja durabilidad), los fabricantes de espuma de poliéster aumentan la firmeza para disimular la fatiga del material a lo largo del tiempo, dando como resultado, colchones con una firmeza inicial muy alta pero que se reduce rápidamente con el tiempo de uso.

Los colchones de espuma de poliuretano poseen más densidad y tienen por tanto mayor durabilidad y un mayor nivel de confort, que varía en función de la densidad (a más densidad, más duradero).

Colchones de espuma viscoelástica

Los mejores colchones de espuma están compuestos con viscoelástica. No existe un colchón fabricado solo con viscoelásticas porque este material no tiene la suficiente resistencia para soportar el peso de las personas. Nos referimos a colchones que tienen este material en su acolchado y, suelen tener núcleo de espuma, aunque también pueden tener otros núcleos, como los de muelles ensacados.

La característica principal de los colchones viscoelásticos es que acogen el cuerpo adaptándose a él, evitando hacer presión contra nuestro cuerpo y favoreciendo un descanso de calidad. No hace ruido, importante si duermes con tu pareja y además no transmite movimiento.

Hay muchos tipos de viscoelástica y hay que recordar que, por lo general, no son muy recomendables para personas calurosas.

 

Colchones de muelles

Los factores principales a tener en cuenta para valorar un colchón de muelles, son el tipo de muelles, la cantidad y el diámetro del alambre de acero empleado para fabricarse. A mayor número de muelles, mayor confort. A mayor diámetro, menor será la fatiga del material.

Existen diferentes tipos de colchones de muelles: colchón de muelles continuos, colchón de muelle ensacado, colchón de muelles bicónicos (los de toda la vida), etc. 

Colchones de muelles continuos (o muelles de hilo continuo)

Su principal característica es que están hecho sin uniones, con un único muelle repartido en forma de “Z” por todo el colchón. 

Es un tipo de colchón de gran transpirabilidad, que permite su buena higiene y frescura y además, evita ruidos cuando alguno de los durmientes se mueve.

Colchones de muelles ensacados

Este tipo de colchones está compuesto de muelles que van dentro de una especie de bolsa, haciendo que cada muelle trabaje de forma individual y consiguiendo la mejor opción para las parejas en la mayoría de los casos, ya que no transmite el movimiento.

Son colchones silenciosos y pueden tener hasta 7 zonas de confort, proporcionando una mayor adaptabilidad a tu cuerpo. 

 

Colchones de muelles bicónicos

Son muelles independientes unidos entre sí a través de un alambre y colocados de forma vertical. Poseen forma de reloj de arena, más anchos en los extremos y más estrecho en el centro. Son los colchones de muelles de toda la vida.

Su mayor ventaja es el precio, los colchones con muelle bicónicos son más baratos que los colchones de muelle con otra tecnología. Su mayor desventaja es el ruido porque cuando debido al uso, se afloja la unión que mantiene unido a los muelles, aparecen ruidos que alteran el descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.